La pareja del taxista que se arrojó al río dice que “no tiene un lugar para ponerle una flor y llorarlo”

La mañana del domingo 23 de diciembre de 2018 se produjo un incidente en la localidad de Sauce Viejo que terminó con un hombre arrojándose al río con un automóvil. La pareja denuncia que la investigación no avanza.

“Estamos abandonados con la búsqueda de Julio”, así se refirió Marcela, última pareja del taxita Julio Ferrez, quien se arrojó a las aguas del Río Coronda en la previa de navidad.

En una entrvista exclusiva con Radio EME, la mujer contó que la última llamada de Julio la recibió el domingo a las 7.41 de la mañana y ella llamó al 911 a las 6, porque en la previa del desenlace él estaba “raro, con la voz quebrada y me decía te quiero y perdoname”.

La demora superior a una hora y media entre el llamado y el accionar policial, hizo que Marcela llame a la comisaría de Sauce Viejo para saber si habían iniciado un protocolo o si fueron a la casa del taxista, “cuando llamé a los 40 minutos luego de llamar al 911 me dijeron que no habían salido”.

No hay avances en la investigación

Desde el 23 de diciembre no se sabe nada, “la familia no sabe nada. La investigación quedó en la nada”, destacó la pareja de Ferrez.

“No tengo un lugar para ponerle una flor y llorarlo”, dijo y brindó detalles: “La última llamada de él fue 7.41, lo llamé a las 6 de la mañana al 911”.

No hubo discusión

“Quiero aclarar que no estuvimos peleando como se replicó en otros medios”, se defendió Marcela en La Mañana Menos Pensada. Según su relato, el sábado previo al fatal desenlace “estuvimos comprando las cosas para navidad. Nunca discutimos, los mensajes que me llegaron no tenían el tenor de amenazas de hacer lo que hizo”.

Se pudo haber tratado de un mal entendido porque ella no leyó los mensajes el sábado a la noche y él habría entrado en una crisis de nervios: “No leí los mensajes porque me dolía la cabeza y me quedé dormida”, aclaró la mujer.

Luego de las compras navideñas, Marcela contó que “el sábado a la noche fue mi último contacto con él” y que pese a que la jornada fue normal como la de todas las parejas “terminamos discutiendo”. Luego, cuando escuchó los audios de Whatsapp que Julio le había dejado a ella notó “que estaba angustiado, su voz estaba mal. En ningún mensaje hay reproches. Son todos amorosos y dulces”.

“Su voz me resulta extraña al momento de escucharla tengo la sensación que Julio tenía muchos problemas graves que quizá no quería contar”.

“Julio era una persona muy alegre y cariñosa con todo el mundo. Tuvimos cinco meses de relación muy intensa en el que nos vimos todos los días”, cerró angustiada.