Los despidos y suspensiones ya afectan a más de 3.000 empleados automotrices

En el primer mes del año, la producción nacional fue de 14.803 vehículos, un 27,7% menos que el mes anterior y un 32,3% por debajo que el mismo mes del año pasado.

Pocas empresas automotrices lograron escapar en la primera parte del año a la crisis que afecta al sector. La caída en la demanda interna y la reducción de las exportaciones, llevaron a la mayoría a aplicar esquemas de suspensiones para sus empleados y paradas en la producción.

En los últimos días anunciaron suspensiones en sus plantas Peugeot y Renault. Estas empresas se sumaron así a los esquemas de licencias que ya venían implementando otras como Honda, Fiat y General Motors. En el sector aseguran que, salvo el caso de Toyota, la mayoría de las compañías planea tomar decisiones similares en el corto plazo.

“Calculamos 3.500 despidos y 3.000 suspensiones en el sector. Hubo cierres, como el de Metalpar, que dejó sin trabajo a 600 personas. Era una carrocería con mucha integración nacional que dejó afuera a otras 1.500 personas que no son de Smata, pero están en rubros como plástico o vidrios. Otros fueron retiros voluntarios o achicamientos”, explicó Ricardo Pignanelli, titular del gremio Smata.

“Con el recorte de salarios, el trabajador pierde todas las cargas. Me doy cuenta de cómo viene el proceso porque en nuestra obra social hay una demanda ascendente de psicología y psiquiatría, porque no trabajar afecta mucho”, agregó el dirigente gremial. Según detalló, hoy el gremio cuenta con 85.000 afiliados.

La francesa Renault suspendió a unos 1500 operarios y paralizó su planta de producción en Córdoba. La medida se extenderá hasta el viernes, pero podría repetirse en las próximas semanas.

La semana pasada fue PSA -Peugeot y Citroen- que suspendió unos 1000 trabajadores, sobre un total de 1.500, de su fábrica de la localidad de El Palomar (donde se fabrican las utilitarias Partner y Berlingo y los sedanes C4 Lounge, 308 y 408). Cobrarán el 75% de su sueldo de marzo.

En el caso de la empresa Honda la suspensión comenzó el 25 de febrero para la producción de motos y autos —la camioneta HR-V— en su planta de Campana. Volverá a ponerse en marcha a partir del 18 de marzo para motos y 25 de marzo para autos. En ese tiempo unos 700 operarios cobrarán un 70% del total de su salario.

En Fiat, del grupo FCA, optaron por suspensiones sin un esquema fijo, en general durante los días lunes y viernes. Mientras que General Motors realizó un acuerdo con el sindicato para operar con “suspensiones rotativas” para unos 1.400 empleados en su planta de Alvear, Rosario, hasta el 30 de abril. Están trabajando con un solo turno y en mayo contemplan volver a su actividad normal.

Según los datos del Indec, en diciembre del año pasado, la capacidad instalada de la industria alcanzó su nivel más bajo desde 2002. En el caso de la industria automotriz trabajó al 25,6% de su capacidad.

En enero la producción nacional fue de 14.803 vehículos, un 27,7% menos que el mes anterior y un 32,3% por debajo que el mismo mes del año pasado, de acuerdo al informe mensual de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

El sector exportó 7.403 vehículos, un 67,7% menos que el mes anterior y registró una caída de 28,9% si se lo compara con el volumen de enero de 2018. En ventas mayoristas, el sector comercializó a la red de concesionarios 30.038 unidades, lo que mostró una contracción del 38% respecto de diciembre de 2018 y del 53,4% en comparación a enero del año pasado.