Con otro amplio recorte, la tasa de política monetaria vuelve al rango de agosto

El Banco Central mantiene la senda de convalidar bajas de tasas de política monetaria día a día y ahora, con rendimientos próximos al 45% anual, ya converge a los niveles que registró entre el 13 y el 29 de agosto pasados.

El Central efectuó este lunes su habitual subasta de Letras de Liquidez (LELIQ) a 7 días de plazo y adjudicó $190.000 millones, con una leve contracción monetaria respecto de vencimientos por $180.000 millones en el día. El efecto monetario fue negativo por $8.369 millones, descontado el pago de unos $1.758 millones en intereses.

La tasa promedio de corte se ubicó en 45,155% anual, con un recorte de 1,1 punto, la más baja desde el 29 de agosto último, con una tasa mínima adjudicada de 43,89% y una máxima de 45,72 por ciento.

Con un nivel de rendimientos en pesos comprable con el actual, en agosto de 2018 la divisa de EEUU se negociaba a $37,60 mayorista y $39,78 al público, próxima a los valores de febrero de 2019, y lejos del máximo histórico del 28 de septiembre de 2018, de $41,25 y $41,85, respectivamente.

“Tras haber logrado frenar la corrida contra el peso y fomentar la demanda de activos en pesos, la política monetaria da signos de una tasa real muy positiva. Una rápida disminución de esta sería repetir el error de 2018 y podría acarrear efectos aún peores que los actuales”, indicó un reporte de Invecq Consultora Económica.

La tasa de referencia cayó en las últimas 27 ruedas financieras y cede 14,1 puntos porcentuales en 2019, desde el 59,25% del fin de 2018. En ese período, el dólar se apreció apenas 21 centavos (+0,6%), de $37,70 a $37,91 en la cotización mayorista.

El sock de LELIQ -en pesos- equivale a unos USD 24.136 millones o 36% de las reservas internacionales

Nery Persichini, gerente de Inversiones de GMA Capital, explicó que “las tasas en Argentina están bajando a un ritmo vertiginoso y es noticia”, con un Banco Central “más cómodo con un track record favorable de cuatro meses de cumplimiento con su objetivo de control de la Base Monetaria y de estabilidad cambiaria“.

“El recorte del costo del dinero no podía llegar en una mejor ocasión. Por un lado, el viento de cola del mundo, aunque menos vigoroso, sigue soplando y amortigua cualquier efecto sobre el dólar. Por el otro, la baja de tasas es un bálsamo para la alicaída actividad doméstica”, precisó Persichini, aunque con un “efecto inmediato” de “plazos fijos menos atractivos” para el ahorrista.

“Si nos vamos a tasas y dólar, las señales siguen apuntando por el buen camino. Esperamos continuidad en la reducción de las tasas -aunque quizás a un ritmo menor que el de las últimas semanas-, y un tipo de cambio que se mantendrá operando por debajo –o en su defecto, coincidiendo con el piso- de la banda de no intervención”, explicó Matías Roig, director de Portfolio Personal Inversiones.

Los analistas prevén una continuidad en la reducción de las tasas, aunque quizás a un ritmo menor

La semana pasada el BCRA dispuso un límite en la posición neta diaria que las entidades financieras pueden tener en Letras de Liquidez y pases contra el BCRA, limitando desde fines de abril la tenencia de los bancos al 65% de sus depósitos o al 100% de su Responsabilidad Patrimonial Computable.

Un informe de Delphos Investment apuntó que “la expansión monetaria futura es casi un hecho, dadas las compras de dólares efectuadas y luego esterilizadas” por el Banco Central. “La duda es si desde el oficialismo estarían retrasando este proceso, para darle aire a la economía más cerca de la definición presidencial”, añadió.

Mientras que con la absorción de liquidez el Banco Central se encamina a cumplir cómodamente la meta de Base Monetaria prevista para febrero, sigue en expansión el stock de LELIQ a un récord de unos $915.000 millones, equivalentes a USD 24.136 millones o 36% de las reservas internacionales, en 66.892 millones de dólares.

Fuente: Infobae