Realizaron una exitosa endoscopía transnasal en Rosario

El Hospital Privado de Rosario fue escenario de una exitosa cirugía que se realizó con el fin de extirpar un meningioma gigante de fosa craneana a través de una endoscopía transnasal. Los Dres. Héctor Rojas, Neurocirujano, y Dr. Pablo José, Otorrinolaringólogo, ambos de la Unidad Asistencial de base de Cráneo, brindaron información sobre la práctica realizada.

La cirugía de los tumores cerebrales ha logrado importantes adelantos en los últimos años. La evolución, tanto tecnológica como de las técnicas quirúrgicas, ha permitido actualmente mejorar los resultados, acortar los tiempos en quirófano y disminuir la invasividad de los abordajes, y con ello, el tiempo de internación y los riesgos para el paciente.

Un claro ejemplo de ello es la endoscopía de la base de cráneo. Esta técnica permite resecar tumores intracraneanos a través de las cavidades nasales en forma endoscópica. “De esta forma podemos ofrecerle al paciente una cirugía en la que no quedan cicatrices visibles, mejorando los resultados quirúrgicos y disminuyendo la tasa de complicaciones”, remarcaron los médicos a cargo.

“En esta oportunidad, en el Hospital Privado de Rosario realizamos la resección de un tumor gigante (meningioma de más de 6 cm) que comprometía la cavidad nasal, los senos esfenoidales y maxilares, ambas órbitas y se introducía en el cráneo comprimiendo ambos lóbulos frontales. El paciente presentaba síntomas de obstrucción nasal y pérdida del olfato”, continuaron explicando.

“Luego de 14 horas de cirugía, el tumor fue extirpado completamente en forma endoscópica por la nariz, evolucionando el paciente satisfactoriamente sin ninguna secuela neurológica y con desaparición de la obstrucción nasal”, detalló orgulloso el equipo de trabajo.

Esta cirugía tiene su indicación fundamental para los tumores localizados en la base de cráneo, como meningiomas, cordomas, schwanomas y tumores de hipófisis. “Como lo indica su nombre, estos tumores se encuentran en el “piso del cráneo”. “Antes, era necesario abrir el cráneo desde arriba y avanzar  muy cuidadosamente desplazando el cerebro hasta llegar al piso. Ahora al ingresar por vía transnasal endoscópica podemos llegar directamente a la implantación de estos tumores sin necesidad de “tocar el cerebro”. Esta es la clave, se evita la manipulación cerebral”, dijeron los médicos.

¿Cómo trabaja la tecnología endoscópica? Permite trabajar a través de los orificios nasales y resecar tumores de gran tamaño. Como estos tumores reciben la irrigación (nutrición sanguínea) desde la base, al abordarlos desde abajo, lo primero que se realiza en la cirugía, es quitarles su irrigación, facilitando la resección y disminuyendo las posibilidades de recidiva.