Allanamientos en la sede del Club Unión, una empresa y cuatro domicilios

Este miércoles, agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) allanaron las instalaciones del Club Atlético Unión en el marco de una causa que investiga la supuesta “defraudación” y que tiene bajo la lupa al presidente de la institución, Luis Spahn.

Los allanamientos fueron autorizados por el juez de la Investigación Penal Preparatoria, Pablo Busaniche, tras la solicitud de las fiscales del área de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Ezequiel Hernández, Mariela Jiménez y Laura Urquiza.

Los allanamientos fueron con el objetivo de llevar a cabo registros contables, como así también recopilar información del caso. No obstante ello, se descartó la posibilidad de que exista una orden de detención.

En diálogo con Radio EME, Spahn dijo que “esto no me sorprende ya, en plena campaña me quisieron ensuciar con el narcotráfico, me quisieron ensuciar con algo que yo no tenía nada que ver. Creo que acá no quisieron digerir la derrota de las elecciones, fueron por una asamblea, y no tengo problemas de que se haga una auditoría”.

Sobre los allanamientos aclaró que “dentro de lo burdo que fue el operativo, están involucrando a una comisión directiva que es totalmente honorable, hubo revisores de cuenta y contadores que firmaron balances, ahora creen que todo esto está mal. Los allanamientos fueron en mi casa, la de mi hermano, el club, mi empresa y algunos contadores”.

La deuda es la que está aclarada. Que sigan con la auditoría, no hay problema, no sé de qué se  van a disfrazar después de esto. No estoy intranquilo, yo ando caminando por Santa Fe, esto es un bardo debido a una derrota política, incluso los hinchas de Colón me respetan” señaló.

Por otro lado hizo foco en su gestión: “Esto es agarrar y hacer creer que la gestión no es idónea, podemos ser cuestionados por la contratación de un jugador, pero lo hacemos con honestidad. Habría que echar a los socios que hacen denuncias erróneas”.