La transformación de Atilio Rosso cuenta con un avance del 60%

Las tareas incluyen conexiones de agua potable y cloacales, pero además, desagües pluviales y mejoras viales. Está pronta a concluir la obra de asfalto en el ingreso a la escuela, la vecinal y el Jardín Municipal. Más de 1500 beneficiarios directos contarán con los servicios en poco tiempo.

Las obras integrales que modifican la fisonomía de barrio Atilio Rosso y vecinal Estrada ya cuentan con un 60% de avance. El intendente Emilio Jatón, junto a funcionarios municipales, vecinos y docentes supervisaron los avances de los trabajos y recorrieron las tareas en marcha. Se estima que una vez concluidas, más de 1500 vecinos y vecinas se verán beneficiados.

En la oportunidad, Jatón destacó la importancia de evaluar el estado de avance de los trabajos: “Lo que estamos haciendo es ver con los ingenieros y los auditores en qué estado nos encontramos, qué porcentaje de obra llevamos”.

En ese sentido, recordó que durante años, “calle Aguado tuvo la obra paralizada y no se podía ingresar al barrio. Hoy ya llegó el asfalto”.

Con respecto a las obras integrales que a pesar de la situación económica del país, siguen adelante, el mandatario indicó que son “tareas complejas que se iniciaron a través de proyectos reelaborados en el municipio y presentados nuevamente. Las mismas abarcan gran parte de barrio Atilio Rosso, que hoy está siendo urbanizado, tiene agua, tiene cloacas, y el zanjón que está cuando uno entra a Villa Oculta va a quedar tapado. Además, quedará terminada la cuadra de asfalto que permite el ingreso de los alumnos, padres y docentes a los establecimientos educativos”.

Continuar las obras en marcha

“Tenemos un 60% y lo que estamos haciendo es ver hasta dónde llegamos en estos días, para después trasladar la obra al intendente entrante”, explicó Jatón, y repasó que el dinero que permite la continuidad de los trabajos es posible porque “son fondos internacionales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”.

Del mismo modo, el intendente recordó que junto a los equipos municipales “hicimos un gran trabajo” para poner en marcha estas tareas nuevamente. A ello sumó que “vino el BID a monitorear las obras, se llevó los certificados, se recorrieron muchas veces y por eso los fondos siguen viniendo”.

Con respecto a cómo se modificó la fisonomía de ese sector de la ciudad, Jatón aseguró que “si uno mira para atrás, en tres años el cambio de este barrio es significativo”.

Por su parte, la directora de la Agencia Santa Fe Hábitat, Paola Pallero, puntualizó sobre los trabajos que están en marcha: “Es una obra integral; ya se completó todo lo que refiere al agua potable y las cloacas, nueve cuadras de cordón cuneta y ahora se está volcando el ripio” en las cuadras que corresponden.

Actualmente, los trabajos se centran en el corrimiento del zanjón existente, para concluir el pavimento en calle Borges y con él la accesibilidad no sólo del Jardín de Infantes sino también a la escuela N° 1.111. Pallero recordó que “es una obra completa que estuvo frenada cinco años o más”, por lo que “tuvimos que hacer un trabajo muy minucioso para rever todo el proyecto y después llevarlo adelante”.