Consideran terminado el brote de hantavirus en Chubut

Las autoridades de Chubut harán el anuncio oficial el próximo domingo; Dejó un saldo de once muertos, 34 casos positivos y un centenar de habitantes en cuarentena; El lunes comenzarán las clases en Epuyén

Las autoridades sanitarias de Chubut declararán concluido el brote de hantavirus en la zona cordillerana de la provincia, que fue considerado “el más grave de la historia sanitaria” local, con once muertes, 34 casos positivos y cerca de un centenar de pobladores en cuarentena y encerrados en sus viviendas.

El ministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi, confirmó la finalización de la contingencia sanitaria y señaló que el anuncio se efectuará el próximo domingo, “fecha que también coincide con el cese del aislamiento selectivo obligatorio para los últimos doce pobladores de El Maitén que permanecen en situación de confinamiento”.

Ese grupo de doce personas comprende a familiares y amigos que tomaron “contacto epidemiológico estrecho” con los dos casos positivos más recientes -el de una madre y su hija -que fueron dadas de alta y que a su vez se habían contagiado en un viaje a Epuyén, distante a 40 kilómetros de El Maitén.

La anterior “tanda” de aislados que pudo salir de sus viviendas estuvo integrada por diez vecinos de Epuyén que recuperaron la libertad ambulatoria el 7 de marzo.

El brote fue declarado a inicios de diciembre de 2018, cuando se confirmó como hipótesis principal de contagio el contacto interhumano y se determinó, tras una presentación judicial, el aislamiento para quienes habían tomado contacto con personas a las que se le había confirmado la enfermedad.

Hasta entonces, se señalaba al “ratón colilargo” como fuente casi exclusiva de transmisión del hantavirus y el contagio de persona a persona “aparecía ocasionalmente” y su tasa de transmisión “era muy baja (3,4%)”, según los manuales que consignan e interpretan las estadísticas.

Pizzi adelantó además que el miércoles próximo se realizará un encuentro en Epuyén que reunirá a “sanitaristas de Chubut, Río Negro, Neuquén y especialistas nacionales para evaluar las acciones tomadas y trazar nuevas para el futuro”.

“Ahora hay que pensar en lo que viene, pero a diferencia del último brote, ahora sabemos que el virus Andes tiene la particularidad de transmitirse de manera interpersonal muy activa y cómo enfrentarlo”, aseguró el funcionario.

Otro dato que surgió de esta contingencia fue el resultado exitoso que tuvo el antiviral conocido como “ribavirina”, que fue aplicado a cuatro personas con hantavirus, que se recuperaron “sin necesidad de recurrir a respiración asistida o a terapia intensiva”, explicó Pizzi.

El funcionario reconoció que “para la estadística resulta poco y son apenas cuatro casos, pero frente a la falta de un medicamento específico para esta enfermedad, es importante mencionar que es el único que se manifestó con resultados más que positivos”.

También conocida como “virazole”, la ribavirina es un nucleósido sintético que actúa como antiviral al inhibir el crecimiento de virus como mixovirus, paramixovirus, arenavirus, bunyavirus, virus del herpes, adenovirus y poxvirus.

Asimismo, puede administrarse por vía oral, tópica e inhalatoria y también suele aplicarse en personas con hepatitis C.

Al día siguiente del cese del brote en la cordillera de Chubut, es decir el lunes 25, se iniciará el ciclo lectivo en Epuyén, que en el resto de los colegios de la provincia había comenzado el 6 de este mes.

“El próximo lunes se iniciará el ciclo lectivo en las tres escuelas primarias, las dos secundarias y la tecnicatura terciaria que tenemos en el pueblo”, dijo Antonio Reato, intendente de Epuyén.

Reato indicó que “será muy bueno volver a clases, dar vuelta la página y mirar para adelante porque lo que vivimos fue muy duro, sobre todo en la propia municipalidad, donde fallecieron dos empleados y otros dos estuvieron en terapia intensiva con coma inducido y todavía no volvieron de su licencia. Hemos sufrido mucho y hemos aprendido mucho también”.