15 alumnos descompensados en la Escuela N°567 República del Uruguay

En horas de la tarde, se conoció públicamente que alrededor de 15 alumnos del colegio primario estatal ubicado en Av. López y Planes al 5025 debieron ser hospitalizados por una descompensación. Habrían ingerido alimentos en malas condiciones.

Este miércoles, en las inmediaciones de Avenida López y Planes y Fray Cayetano Rodríguez, precisamente en la Escuela N°567 República del Uruguay, se reveló que 15 alumnos se intoxicaron por ingerir alimentos en condiciones deplorables. En el colegio funciona un comedor exclusivo para los niños y niñas que asisten a clases.

Tras conocerse este desafortunado hecho, varios padres se acercaron a la institución educativa para pedir explicaciones. Entre ellos, uno de los padres de los chicos afectados relató en Radio EME como se enteró del suceso: “Me llamaron desde la escuela a las 14 horas, dándome aviso que mis hijos estaban descompuestos. Fue algo que realmente me llamó la atención. Llego al colegio, y me enteró que había entre 10 y 15 chicos descompuestos a causa de la comida que les dieron en el comedor de la escuela. Al parecer, estaban en mal estado los alimentos”.

El padre además comentó lo que su hijo pudo describirle: “Según lo que me dijo mi hijo, la comida tenía un olor feo. El menú que les dieron a los chicos fueron fideos con salsa. Ahora los chicos ahora se encuentran con dolores de panza y cabeza, a los vómitos y sienten mucho frío”.

Tras lo sucedido, llegaron varias ambulancias del COBEM junto a la Policía a las inmediaciones del colegio para llevarse a los chicos al Hospital Iturraspe y al Hospital de Niños “Dr. Alassia”. Fueron trasladados en 4 ambulancias.

“Anteriormente, mis hijos me habían comentado que la comida olía mal en otra ocasión. No le habíamos prestado atención, hasta encontrarnos con lo que sucedió hoy. Es algo claramente que no puede pasar”, afirmó el padre del niño afectado.

Por parte de los directivos del establecimiento educativo, no les brindaron respuestas claras a los padres. “Estamos esperando la respuesta de los directivos. Alguien debía saber en las condiciones en que se encontraban los alimentos, y no dijeron nada. En su lugar, prefirieron dárselo a los chicos como almuerzo”, sostuvo el padre del niño descompuesto.