La muerte de una pequeña de 3 años moviliza a toda Reconquista

Por la tarde, habrá una marcha frente al hospital de esa ciudad para reclamar guardias las 24 horas.


La muerte de una niña de 3 años en Reconquista generó la reacción de gran parte de la población luego de que la familia denunciara la falta de guardias pediátricas las 24 horas en el hospital de esa ciudad. Además, aseguran que no existen en todo el norte provincial, razón por la cual este viernes a las 14 realizarán una marcha que finalizará en la puerta del nosocomio público.

“Se fueron los amigos y familiares, quedamos solos en casa y vemos el chupete, los juguetes y estamos solos sin saber adonde ir… era la luz de nuestra vida. Quiero juntar firmas, quiero canalizar este dolor. Necesitamos una guardia pediátrica. Quiero y espero que este dolor se transforme en algo bueno”, dijo Mauro Ramoa, papá de Valentina, fallecida el fin de semana pasada a raíz de una neumonía grave.

Ramoa tiene 41 años y es comerciante de Reconquista. Su esposa, Analia Queral, cursa el tercer año del Profesorado de Geografía. Ambos vivieron horas de angustia que terminó con el fatal desenlace.

Es que aseguran que no existen guardias pediátricas las 24 horas en hospitales públicos en los 550 kilómetros que separan las capitales de Santa Fe y Chaco.

Mauro y Analía no pueden afirmar que si Valentina era atendida a tiempo se hubiera salvado, pero vivieron la desesperación de no conseguir un pediatra que la atienda en la urgencia; y no quieren que otro padre viva un suceso así.

Valentina empezó el miércoles 09 de octubre con un estado gripal y fue llevada a un pediatra, quien ya no trabajaba el sábado a la tarde cuando observaron que la fiebre subía y se complicó con dolores estomacales. Por esa razón, acudieron a la guardia del hospital donde justo coincidieron con un desfile de heridos que trasladaban desde una cancha de carrera de caballos donde hubo violentos enfrentamientos.

Luego de esperar tres horas sin ser atendidos, fueron a una clínica privada donde le dieron un medicamento con el que le bajaron la fiebre.

Ese sábado a la noche Valentina no pudo dormir más de 90 minutos y se levantó con dolor de panza. Otra vez acudieron al hospital donde le diagnosticaron “neumonía grave” y su estado era cada vez más complicado. Si bien la familia admite que tuvo buena atención por parte de los profesionales, ya era tarde y en dos horas más tarde falleció.

“No puede ser así, no pueden dejar de darle prioridad a nuestros hijos por culpa de los que se pelearon, a ellos lo atendieron de urgencia, los hijos nuestros tuvieron que irse sin ser atendidos, no quiero que haya otras Valentina, quiero que alguien haga algo, que haya un pediatra de turno, se fue mi hija que era una nena sana”, dijo el papá.