20 C
Santa Fe
miércoles, junio 3, 2020

¿Consecuencias de vivir conectados? Alertan sobre nuevas enfermedades

Además

La hipersensibilidad electromagnética, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es “una intolerancia ambiental idiopática con atribución a los campos magnéticos”. Podemos hablar de una enfermedad rara, medioambiental que comienza a manifestarse en este siglo.

Dichas alteraciones producen mala calidad de vida y pueden definir ciertas enfermedades electromagnéticas. Las radiaciones son no ionizantes, y actúan por acumulación, por estrés oxidativo. Y quienes la sufren presentan síntomas como dolores de cabeza, mala higiene del sueño, fatiga, irritabilidad, neuralgias inespecíficas, náuseas, vértigo, alteración del equilibrio, alteraciones auditivas, prurito, entre otras.

Las dolencias están dadas por la exposición a los campos electromagnéticos (CEM) que son derivados de las antenas de telefonía móvil, redes wifi, electrodomésticos, computadoras, tablets, etc.

Preocupados por esto, desde la Comisión Europea encargaron a un Comité Científico la evaluación de los datos existentes y fue en marzo de 2015 que publicó un informe en el que se indicó que aún no se tenían pruebas concluyentes de que la exposición a los CEM sea peligrosa, aunque consideró la necesidad de seguir investigando, más aún en lo que se refiere a la exposición a muy largo plazo y a los posibles riesgos de exposición a múltiples fuentes.

La OMS y el Instituto Nacional del Cáncer (INC) las categorizaron como “posiblemente cancerosas”, pero hay muchos estudios que están tratando de llegar a la probabilidad (medible) y otros estudios que dicen que son directamente cancerígenos.

Los daños que pueden ocasionar las nuevas tecnologías en la salud constituyen una real preocupación (Shutterstock)© Proporcionado por THX Medios S.A. Los daños que pueden ocasionar las nuevas tecnologías en la salud constituyen una real preocupación (Shutterstock)

Se debe recordar que la exposición a los campos electromagnéticos no es un fenómeno reciente ni nuevo, pues vivimos en un campo magnético terrestre (con radiación solar, la misma que nos llega es mucho mayor que la que se recibe a causa de cualquier antena de telefonía móvil, tormentas eléctricas, y todos los artefactos internos dentro de nuestro hogar, trabajo, colegios, y hasta hospitales, lugar donde debería prohibirse su uso ya que las señales de radiofrecuencia pueden interferir con ciertos aparatos médicos electrónicos).

Pero recordemos que vivimos continuamente conectados y mucho se habla y escucha acerca de la agresividad que ocasionan las tablets y teléfonos celulares. El uso de teléfonos móviles se universalizó. Y literalmente nos depertamos con el teléfono, nos comunicamos a través de él y trabajamos con él, y son muchas las noches que nos desvelamos, por alguna consulta, o duda y en el caso de perderlo o no tener señal la agresión, la histeria y la obsesión nos invade.

Los daños que pueden ocasionar las nuevas tecnologías en nuestra salud constituyen una real preocupación. Hay estudios y muchos más están en curso para analizar a fondo los posibles efectos a largo plazo, por lo que es importante investigar, comprender y seguir de cerca también las repercusiones en la salud pública en general.

Entre la energía radioeléctrica y el cuerpo humano surge una interacción, que es el calentamiento de los tejidos, la mayor parte de la energía es absorbida por la piel y otros tejidos superficiales.

Tips para tener en cuenta

La exposición del usuario a las radiofrecuencias desciende rápidamente al aumentar la distancia con el dispositivo (Shutterstock)© Proporcionado por THX Medios S.A. La exposición del usuario a las radiofrecuencias desciende rápidamente al aumentar la distancia con el dispositivo (Shutterstock)

– El aparato sólo transmite energía cuando está encendido, por lo que se recomienda apagarlo durante el descanso.

– La exposición del usuario a las radiofrecuencias desciende rápidamente al aumentar la distancia con el dispositivo. Se recomienda por tal motivo como mínimo una distancia de 30 a 40 centímetros del cuerpo. Para ello se sugiere usar manos libres, cuidando además la audición.

– En hospitales se debería restringir su uso, ya que las señales de radiofrecuencia podrían interferir con ciertos aparatos médicos electrónicos y producir más daño.

– La prohibición del uso a bordo de los aviones, es porque podrían interferir también con los sistemas de navegación aérea.

– Limitar el número de llamadas y la duración.

El neurinoma del acústico es un tumor poco frecuente, no maligno, que crece dentro de la cabeza en el nervio auditivo y del equilibrio y puede dañar otras estructuras del cerebro a medida que crece, pero afortunadamente su crecimiento es muy lento.

Se desarrolla en el nervio principal que va desde el oído interno hasta el cerebro. Este nervio es llamado nervio vestibulococlear y se encuentra detrás del oído, exactamente bajo el cerebro y es el que se encarga del equilibrio y de la audición.

Las personas que usaron teléfonos celulares por lo menos por diez años pueden haber incrementado el riesgo de desarrollar estas enfermedades (Shutterstock)© Proporcionado por THX Medios S.A. Las personas que usaron teléfonos celulares por lo menos por diez años pueden haber incrementado el riesgo de desarrollar estas enfermedades (Shutterstock)

El síntoma más común es disminución de la audición, zumbidos, dolor o adormecimiento del lado de la tumoración.

El neurinoma del acústico es el tumor más frecuente del ángulo pontocerebeloso (90%), afecta más a mujeres, siendo más frecuente entre los 50 y 60 años de edad. Cuando no se realiza un diagnóstico oportuno, crece en el interior del conducto auditivo interno y se extiende al ángulo pontocerebeloso, y en casos extremos comprime el tronco cerebral.

Generalmente deben ser extraídos quirúrgicamente o evaluado su crecimiento de forma periódica.

Las personas que han usado teléfonos celulares por lo menos por diez años pueden haber incrementado el riesgo de desarrollarlo, de acuerdo a un estudio publicado en la Revista Internacional de Epidemiología de la Universidad de Oxford.

Un equipo de investigadores del Instituto de Medicina Ambiental del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, encontraron un incremento de estos tumores en el lado del rostro donde se suele usar el celular. El estudio abarcó a 150 pacientes con neurinoma del acústico y 600 personas saludables. Ésa es sólo una, de al menos seis investigaciones sobre la relación entre el uso de celulares y esta enfermedad.

Últimas noticias

Maximiliano Caire: “Nunca pensé en que me iba a dirigir Maradona”

En exclusiva por Radio Eme deportivo charlamos con Maximiliano Caire, jugador de Gimnasia de La Plata. En primer lugar hizo...

Damián Lizio: “Hicimos un gran partido y me tocó hacer un gol a mi en el clásico”

En exclusiva por Radio Eme Deportivo hablamos con Damián Lizio, ex atacante de Unión. En primer lugar comentó donde se encuentra en el día de...

Alberto Fernández firmó convenios con los gobernadores

El Presidente encabezó el acto en el que las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos se sumaron al plan Argentina Construye.  El...

Cortes de energía programados para este miércoles

La Empresa Provincial de la Energía informa que interrumpirá el servicio de electricidad el MIÉRCOLES 3, en Santa Fe, de acuerdo al siguiente detalle: de 8...

Increíble robo en un club de la liga santafesina

La subcomisión de fútbol del Club Náutico El Quilla denunció un robo en sus instalaciones.  Este martes, se registró un hecho de vandalismo en una...

Más noticias

- Advertisement -