Ex gerente del Banco Nación reveló que su hija se suicidó por el robo de Fendrich

Luego de 24 años, Fridolín Bisang rompió el silencio en Radio EME y reveló la dolorosa tormenta que acaeció en su vida y la de su familia, tras el robo perpetrado por Mario Fendrich a la sucursal santafesina del Banco Nación.

Fridolín Bisang era el gerente del Banco Nación Santa Fe en la época en que Mario Fendrich, recientemente fallecido, robó más de tres millones de pesos. Pasaron dos décadas y media, la muerte de Fendrich es noticia, pero el impacto mayor lo da Bisang al contar que el famoso “robo del siglo” fue para él y su círculo íntimo una verdadera pesadilla.

Bisang rompió 24 años de silencio con una frase demoledora “Nunca hablé, lo hago por primera vez. Mi hija se suicidó después de estos hechos, primero se cortó las venas y luego se disparó”.  A partir de sus palabras, el silencio era ahora de quienes lo estaban escuchando. Bisang siguió contando su verdad “Mi familia quedó destruida, yo de buenas a primeras pasé de ser el gerente del Nación a no tener empleo”.

La muerte de Fendrich

Con la voz entrecortada y una mezcla de tristeza e impotencia, el ex gerente del Banco Nación Santa Fe decidió revelar su versión de aquel robo en 1994. Fridolín sostuvo que “Mario Fendrich era un bohemio, un pescador. Jamás pensé que podía robar el Banco”. Además, el ex bancario que actualmente reside en la localidad de Humboldt, agregó que “Fendrich no pudo haber actuado solo”.

Al ser consultado por la muerte de Mario Fendrich, Bisang dijo que “Yo no le reprocho nada a él. Fendrich hizo la que él quería hacer. Lo único es que no se fijó en el daño que hacía a otras familias. Yo pienso que si hubiera pensado en el daño que provocaría, no lo hubiera hecho”.

Por último, Bisang relató que se hizo un rancho de machimbre cuando lo echaron del Banco Nación pero destacó que “Hoy tengo un pasar tranquilo, vivo en el pueblo de Humboldt y disfrutando de las mieles de la última etapa de la vida. Eso sí, con mi hija hablo todos los días“.

La nota completa con Fridolín Bisang:

 

Deja un comentario