Se cayó otra vez la sesión en el Senado para habilitar los allanamientos a Cristina

El Senado tenía previsto sesionar para definir si autoriza los allanamientos a los domicilios de la ex presidenta Cristina de Kirchner, con el Bloque Justicialista dividido ante la votación y sus senadores en “libertad de acción” para decidir.

En la misma sesión, la Cámara alta iba a tratar el proyecto de extinción de dominio, una figura jurídica que permite al Estado recuperar los bienes obtenidos y usados por el delito, incluido el de corrupción, por lo que éste concepto sobrevolará toda la jornada de debate. Pero quedó con 36 legisladores, a uno del quórum necesario, por lo que no pudo dar inicio a la sesión.


El Senado no logró juntar los 37 legisladores necesarios para iniciar la sesión.

Los allanamientos a los domicilios que la senadora del Frente para la Victoria (FPV-PJ) tiene en Río Gallegos, El Calafate y la Ciudad de Buenos Aires fueron solicitados por el juez Claudio Bonadio en la causa que investiga los detalles de los cuadernos del chofer Oscar Centeno sobre el presunto pago de coimas por la obra pública a funcionarios de la gestión kirchnerista.

De acuerdo a la Ley de Fueros (25.320) el Senado debe votar si autoriza al juez a realizar los allanamientos, una decisión que divide al Bloque Justicialista que encabeza Miguel Pichetto, del cual depende la aprobación de una iniciativa de este tipo.

Como anticipó NA, en esa bancada hay varios senadores que no quieren aprobar los allanamientos y se diferencian de Pichetto, que se opone a un eventual desafuero sin que haya una condena sobre la ex mandataria, pero avala el procedimiento solicitado por Bonadio, por entender que se trata de “una medida de prueba”.

Esa división en la bancada justicialista hizo que el jefe del bloque anunciará que habrá “libertad de acción” al momento de votar el permiso para que el juez allane los domicilios de Cristina Kirchner.

Uno de los senadores justicialistas que mostró sus reservas frente a la requisitoria de Bonadio fue el formoseño José Mayans, que sostuvo que el pedido de allanamiento “tiende a dar un golpe mediático” y “un poquito también a humillar” a la senadora.

El Bloque Justicialista quedó así en el medio del tironeo entre la bancada oficialista de Cambiemos, que está unánimemente a favor, y el kirchnerismo, que cerrará filas detrás su líder.

La decisión del Senado se postergó el jueves de la semana pasada, dado que los fundamentos de la medida solicitada por Bonadio (que fueron reclamados por el bloque del FPV) llegaron a la Cámara alta minutos antes de la sesión pautada para ese día y con información que se encuentra bajo secreto de sumario.

Por esa razón, Cambiemos y el PJ acordaron postergar su tratamiento hasta este miércoles.

En la previa, Bonadio ordenó este lunes allanar dos departamentos ubicados en el mismo edificio en el que vive Cristina Kirchner, en el barrio porteño de Recoleta, operativo que fue calificado como “un gran circo” y un “amedrentamiento” por parte del abogado de la senadora, Gregorio Dalbón.

• Extinción de dominio

Por otro lado, se iba a tratar también el proyecto de ley de extinción de dominio que se encuentra trabado desde hace más de un año, aunque los tres bloques principales llegarán al recinto con posturas distintas, por lo que el resultado está abierto.

La extinción de dominio es la figura jurídica que permitiría al Estado hacerse con bienes obtenidos por medio de actividades ilícitas o utilizados para ellas, pero Cambiemos, el Bloque Justicialista y el Frente para la Victoria tienen visiones diferentes sobre el contenido y los alcances de la iniciativa.

Hace dos semanas, en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales, los senadores de esos tres espacios presentaron dictámenes diferentes y el que más firmas obtuvo fue el del PJ, por lo que será el primero en tratarse.

La iniciativa del justicialismo sostiene que la extinción de dominio debe ejecutarse en el fuero penal una vez que exista una sentencia de primera instancia, mientras que el dictamen de Cambiemos le otorga al fuero civil la potestad de dictar la medida y de hacerlo antes de que haya condena.

El dictamen del kirchnerismo, en tanto, plantea que la extinción de dominio debe alcanzar también a los delitos económicos, especialmente cuando se trate de corrupción: el ejemplo característico es el de las coimas, con la idea de que la extinción no se aplique sólo al funcionario que la cobre, sino también a la persona que la pague.

De esta manera, si bien el primer proyecto en ser sometido a votación será el del justicialismo, la redacción final está abierta a posibles modificaciones que unifiquen los criterios de todas las bancadas.

En 2016 la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de extinción de dominio pero el Senado nunca lo trató porque el Bloque Justicialista consideró que tenía varias falencias y, el año pasado, intentó sin éxito consensuar una serie de modificaciones con Cambiemos, principal impulsor del tema.

Finalmente, este año la bancada que encabeza Miguel Pichetto presentó una iniciativa nueva y reactivó el debate, que culminará este miércoles con la votación de un proyecto que deberá ser girado a la Cámara de Diputados.

Fuente: Ambito

Deja un comentario